EL SEÑOR ES MI PASTOR, NADA ME FALTARÁ

Introducción

Para todas las mujeres que quieren tener una relación con su creador

NOSOTROS

DEVOCIONALES

¿Señor, estás seguro de lo que me estás pidiendo?

Esta es mi cara cuando comencé a sentir que Dios me estaba llamando a servirlo de manera diferente con algo que no estaba en mi agenda.  Por mucho tiempo ignoré ese llamado por pensar que no era yo la persona adecuada. Era un sueño demasiado grande. Se me olvidaba que el que me estaba poniendo ese sueño en mi corazón, era el Creador del universo.

Y en el trayecto de rendirme a Su llamado, de utilizar mis talentos para compartir Su Palabra, en mi mente aparecía Moisés. Si, el que escribió los primeros 5 libros de la Biblia, el que escribió los 10 mandamientos.  El que enfrentó al faraón de Egipto para que liberara a los judíos; el que partió el Mar Rojo para que pasara su gente y los guió al camino de la tierra prometida. Un gran héroe de nuestra historia.

Pero la primera respuesta de Moisés al llamado de Dios fue algo parecida a la mía: “Señor, no creo que sea yo la persona que te conviene… ¿estás seguro?”

A pesar del miedo a los desconocido, de cuestionar con Dios sus capacidades para llevar a cabo la misión encomendada, Moisés antepuso su obediencia y su fe y dijo: SI.  Y el Señor, que siempre cumple sus promesas, lo sostuvo y lo guió toda la vida.

Dios usa gente ordinaria de manera extraordinaria.  Sin importar nuestro pasado con infinidad de errores y fracasos o nuestros recursos limitados.
Tú, ¿estás abierta a que Dios cambie tus planes?  ¿Qué te esta diciendo Dios a través de la voz del Espíritu Santo que vive en tu corazón?

Cambia hoy tu falta de confianza por la seguridad del poder de Dios para ayudarte a sobrepasar cualquier obstáculo. Verás tu también Su fidelidad para darte luz y acompañarte en tu camino.

Isaías 41:10

No tengas miedo, que yo estoy contigo; no te desanimes, que yo soy tu Dios. Yo soy quien te da fuerzas, y siempre te ayudaré;  siempre te sostendré con mi justiciera mano derecha.

Puedes leer más acerca de Moisés y su diálogo con el Señor dando clic aquí.

VER MÁS

Todos preferimos que Dios nos abra las puertas, pero Dios también las cierra.

No todas las oportunidades que se presenten en tu vida serán lo mejor para ti. Se paciente y no te desanimes cuando una puerta se cierre. Claro, es normal sentir desilusión cuando nos pasa, pero debes pensar siempre que algo mejor está por venir.

¿Le han dado a alguien más el trabajo que tanto
querías? Algo mejor vendrá para ti. ¿El hombre que pensabas sería tu futuro esposo ha elegido a otra mujer? Ten por seguro que no era la persona indicada para ti. Detente a pensar si hay algo en el proceso que Dios te quiere enseñar.
A mi me gusta pensar que cuando una puerta se cierra, Dios me está protegiendo de algo que no era para mí. Jeremías 29:11 es uno de mis versículos preferidos; me recuerda que Dios me ama y tiene grandes planes para mí. Él quiere darme un gran futuro. Así como cierra puertas, siempre abrirá nuevas. Toma tus decisiones en oración y confía en Él y no en lo poco que puedas comprender en ese momento.

Jeremías 29:11

Porque yo se muy bien los planes que tengo para ustedes -afirma el Señor-, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

VER MÁS

LORENA O.

VER MÁS